La neofobia alimentaria es el miedo o rechazo a probar alimentos nuevos. Es una característica típica en el desarrollo infantil, pero puede llegar a ser habitual en algunos adultos.  

Marta Moreno, nutricionista de Núkula, nos da algunas claves para conocerla y evitarla: 

Puede que no sepas muy bien qué significa la palabra neofobia, pero seguro que te suena que tu hijo/a te diga: “esta comida no me gusta” o cierre la boca y no quiera comer más o rechace probar algunos alimentos. Pues bien, esto es la neofobia. Podemos definir la neofobia como el rechazo del niño/a a probar nuevos alimentos. Es algo normal, se considera un mecanismo de supervivencia ante lo desconocido. Y aunque a veces sea frustrante, siempre podemos hacer algo al respecto y de eso es de lo que te hablaré hoy.

La exposición repetida de un nuevo alimento incrementa las posibilidades de que un niño lo termine probando. Esto no es sinónimo de ponerle las lentejas que ha rechazado una vez durante varios días seguidos, en todas las comidas y de la misma forma. De hecho, esta forma de exposición repetida sería un error, ya que lo que hará es que tu hijo rechace las lentejas para siempre. La idea es que la exposición repetida sea dejando un tiempo entre ellas y cambiando su forma de cocinado. Por ejemplo, si le has puesto calabacín cocido y no le ha gustado, prueba a hacerlo en tortilla, en forma de espaguetis (calabacetis) o en crema.

Evita la exposición a alimentos insanos que van a estar cargados de sal y de potenciadores del sabor y harán que el niño se acostumbre a ese tipo de sabores y les sepa a poco un alimento natural. Además, en el momento del rechazo procura no dar alternativas insanas puesto que esto hará que el niño lo identifique como solución a todo su rechazo y busque el rechazo de todo alimento nuevo.

via GIPHY

Recuerda también hacer de la comida un momento agradable en el que estéis cómodos y evitar el conflicto ante este rechazo. Tranquilo, porque no hay alimentos imprescindibles, siempre habrá otras alternativas y piensa que este proceso de neofobia es algo normal por el que la mayoría de los peques pasan en algún momento. Una buena idea puede ser hacer a los niños partícipes de la compra y cocinado de los alimentos hará que rechacen menos los alimentos.

Por último, aunque no menos importante, ¡predica con el ejemplo! evita que te vea decir que no te gusta algo, lo apartas o te haces una comida diferente. Piensa que tú siempre serás el principal referente de tu hijo y atrévete a probar nuevos alimentos con ellos.

Ahora que ya sabes lo que es la neofobia, intenta aplicar los tips anteriores y relajarte ante esta situación, porque tu hijo acabará comiendo bien si ve que tu alimentación es saludable. 

Abrir chat
X
X