Trabajar con niños en casa – #Padremprendedores

Anna de POiN

19 marzo 2020

 “Teletrabajar con niños en casa: ¿el último desafío?

Por Equipo POiN

 

Trabajar, criar, cuidar, cuidarnos, entretener… si en una semana normal somos el Circo del Sol de la conciliación, esta semana que ya llevamos con colegios cerrados y obedeciendo el mandato de quedarnos en casa va a elevarnos a la categoría de súper padres. ¿Cómo nos podemos preparar para pasar estos días de la mejor manera y salir reforzados? Quizá recuerdes el momento en el que, en pleno directo, un niño irrumpió la entrevista de su padre, un profesor de ciencias políticas. O aquel otro en el que la periodista de guerra y madre, Kourtney Kube, pasaba por una situación similar (aunque con una reacción bastante diferente). Puede que a nosotros no nos estén viendo miles de personas, pero seguro que las interrupciones os suenan familiares.    Estos días los niños se cuelan en las videollamadas, el hilo musical son las sintonías de cabecera de La Patrulla, Peppa y Ladybug, es difícil encontrar un lugar en el que no se vean juguetes esparcidos por la casa e incluso alguno olvida que ha estado jugando a pintacaras antes de encender su cámara (basado en hechos reales). Por eso os traemos estos tips, para que no perdamos la cabeza mientras perfeccionamos la mayor habilidad del mundo mundial: ser padres.   

Tip 1: Un espacio preparado para la acción

Tanto si vives en una casa, un piso o un loft, intenta encontrar algún sitio con puertas. El tema es tener un límite espacial donde organizarte y quizá encerrarte. Estos días las reuniones se hacen en cocinas, habitaciones, baños e incluso armarios. Así están las cosas, a veces el silencio y la inspiración se encuentran en los lugares más insospechados, y bueno, mejor meterte tú que meterles a ellos ¿no? Además de tu espacio de trabajo, a ellos les podemos tratar de montar una zona, delimitada con alfombras, sábanas, sillones o cajas para que comprendan que en un sitio se trabaja, en otro se juega. Como en el cole, pero en los poquitos metros cuadrados que compartimos. Siempre que sea posible, decidir entre todos cómo vais a compartir las zonas comunes:
  • ¿Qué momentos marcamos para ver la tele juntos?

  • ¿Qué reglas hay para el uso de pantallas y aparatos? 

  • ¿Hay una zona de tranquilidad? — ¿podemos crearla?

Con niños pequeños no es fácil, pero a ellos les ayuda y a nosotros nos previene de acabar esta cuarentena con demasiadas canas. 

Tip 2: Trucos techies

El botón “mute” y la pausa de la cámara los hicieron para estos momentos. Si durante los 5 minutos anteriores reinó la calma en vuestra casa, el momento en el que te pongas los auriculares, te peines un poco y te cuadres frente a la pantalla para empezar, probablemente se desencadenen una serie de ruidos más propios de un elefante en una cacharrería que de un chavalín de 3 o 4 años. Desde aquí queremos romper una lanza en favor de la naturalidad y la normalidad dentro del estado excepcional en el que estamos. Precisamente porque estamos todos igual, no pasa nada si un niño se cruza, o se oye algo raro de fondo, o si hay que levantarse y abandonar momentáneamente la reunión porque el fruto de tus entrañas está berreando / pintando la pared con permanente / tirando comida por la ventana / introduzca aquí su propia trastada. Son niños, somos adultos y todos estamos pasando uno de los momentos más raros e inesperados de nuestras vidas. Seamos pacientes y solidarios please. Otra alternativa es poner a Alexa a reproducir ruido blanco o ruido de oficina o de obra para que la reunión siga fluyendo.  La tecnología es nuestra amiga y aliada. No nos sintamos  (demasiado) culpables, pero hagamos buen uso de ella. Mi hijo aprendió a meter formas en una caja a través de una app y no pasa nada, solo cuando intenta cambiar de canal pasando el dedo por la tele pienso que quizá es too much. Recuerda, “somos los mejores padres para nuestros hijos”, o al menos lo intentamos.   

Tip 3: Agenda diaria y rutina

Personalmente envidio a los que ya habéis organizado y cuadrado una agenda consistente con toda la familia. Para mí es de lo más complicado de este encierro pero sé que también es de grandísima utilidad. Sobre todo cuando pienso en que el éxito de nuestra vida preCovid19 era que la rutina estaba marcada, entendida y disfrutada por todos. Así que manos a la obra, que puede que esto vaya para largo: La repetición y las guías claras les ayudan a saber qué va a pasar durante el día. Esto rebaja la ansiedad y las expectaciones altas. Por eso quieren ver una y otra vez la misma peli, saben cómo acaba y eso les tranquiliza, al menos cuando son pequeños.  Sobre esto no hay una misma regla para todos. Internet está lleno de plantillas de rutinas, horarios, organización… Pero aquí cada maestrillo tiene su librillo y, por seguir tirando de refranero, nunca llueve a gusto de todos. Algunas pautas generales, a modo de inspiración:

via GIPHY

  • Por la mañana: Puede que os pase como a mí y estén despertándose antes de lo que lo harían cualquier día. Si es así, paciencia y ¡arriba! Desayuno, aseo, vestirse. Como si fuera un día normal. Hablemos de lo que vamos a hacer hoy entre todos. 
  • Durante el día: Depende mucho de la edad. Para los pequeños puede ser una asamblea + juego libre + actividad física +ratito de pantalla. Los más mayores tendrán deberes y clases online. Hay 1 millón de recursos en internet y estos días se multiplican las opciones. Desde luego lo que no les falta es imaginación, démosles la oportunidad de proponer qué quieren hacer. 
  • ¡A comer!: Esta rutina igual nos viene mejor a los padres que a los niños. Comer pronto, sano y juntos es de lo mejor que podemos sacar de estos días. ¡Ánimo! y echar un vistazo a nuestras propuestas de menú 🙂 
  • Bendita siesta:  Ya, ya lo sé. La siesta. Para algunos (yay!) una gran aliada para conseguir un ratito de concentración y foco. La hora de las reuniones. Para otros, una vieja amiga a la que recordar con nostalgia. Pero podemos aprovechar para “tiempo de relax”, ver un poquito la tele y estar quieto en el sofá. No decimos quién es el que está quieto. 
  • Baño y cena: Esta sí que es sagrada en casa. La hora de bañar, de bajar la actividad, de hablar bajito mientras se prepara la cena. Y tras la cena y un ratito juntos, hora de dormir. También muy variable por edades, pero ahh, ese momento en el que se duermen es la gloria, aunque se derrumbe el mundo alrededor. 
  • Celebremos: Que hemos pasado un día más y que nos queda un día menos para recuperar la normalidad, las calles, el cole, la oficina.

Tip 5: “It takes a village”

Compartimos estos tips con nuestros amigos de Sawyer, una plataforma de USA para reservar extraescolares y nos encanta este dicho que viene a decir que hace falta una tribu para criar a un niño y por suerte, no estamos solos, todos juntos podemos con esto.  Como madre emprendedora, con un periodista freelance enfrente y un niño de 3 años revoloteando incesantemente alrededor, me voy a permitir un mini consejo que creo que puede venir bien: Rebajar la autoexigencia, comprender que el ritmo no puede ser el mismo que los días que estás 8 horas en la oficina y que, aunque mucho dependa de tu trabajo, agobiarte y frustrarte no ayuda para nada. Respirar y tratar de capear este temporal como podamos porque seguro que podemos.  Por suerte la comunidad online de padres y madres está demostrando creatividad, tesón y humor a partes iguales y están más que dispuestos a echar una mano como haga falta. Aunque cada familia es un mundo, hoy parece que todos estamos más unidos que ayer, y la lectura positiva que saquemos de este nuevo orden mundial será en parte recordar esa época en la que nos preocupaba que nuestros vecinos, conocidos y vecinos estuvieran sanos y nos cuidamos unos a otros. 

Ánimo, saldremos de esta, #JuntosLoConseguiremos

 
Equipo POiN

Equipo POiN

Trabajando para revolucionar el ocio familiar.

Categorías: Blog
Etiquetas:

La vida con niños en tu bandeja de entrada 👇

Comparte este artículo

Abrir chat
X
X